Conoce sus increíbles historias.

Señoras de verdad

Volver

Señoras de roa son señoras de verdad

MAYERLI

 

 

 

 

Una campeona de la vida. Desde pequeña ha superado grandes obstáculos para cumplir sus metas. La más importante de todas: ser mamá. Y para hacerla realidad, se destacó en el estudio logrando ingresar a la Universidad Nacional donde descubrió que podía ser atleta. Con mucho esfuerzo sobresalió en el levantamiento de pesas, ganando varios campeonatos nacionales. El deporte le dio la fortaleza física, mental y emocional para ser mamá.

 

La disciplina, la mentalidad de nunca rendirse y el espíritu de dar siempre lo mejor forjaron a una mujer excepcional que hoy cría a su hijo con el ánimo de verlo alcanzar todos sus sueños. Mayerly se levanta antes de que salga el sol, sale correr, vuelve para alistar al niño, se va a trabajar y al final de cada día siempre rompe un récord personal: llegar a casa con más ánimo para abrazar, jugar y alimentar a su pequeño campeón.

Señoras de roa son señoras de verdad

OLGA

 

 

 

 

Regresó de un estado de coma para reencontrase con la felicidad de tener a su hermosa familia. Desde muy joven conoció al hombre de su vida, con el que hoy siguen construyendo sueños. Entre ellos, una casa diseñada especialmente para cada integrante de la familia, contando a dos adorables perros recuperados de la calle.

 

Después de su dura experiencia, Olga entendió cada día hay que vivirlo como si fuera el último y que cada instante no vuelve jamás, por eso, aprovecha cada momento para pasarlo con sus hijos y su esposo, jugando rummi-q, coleccionando botellas y sobre todo, cocinando, un plan que los une alrededor de una cocina que es el corazón de la casa. Luego de que sus hijos se gradúen, Olga y su esposo planean empacar maletas, subirse a un auto y echar a rodar su amor a través de las carreteras sudamericanas.

Señoras de roa son señoras de verdad

SANDRA

 

 

 

 

Nació en el núcleo de una familia que siempre estuvo al servicio de la comunidad. Su padre sembró en ella el sentido de la empatía para dar todo por los demás. Estas ideas le abrieron un camino en la política y ahora, con su esposo y sus hijos lideran un movimiento de solidaridad que está ayudando a transformar la comunidad del barrio El Diamante, Cali, una de las zonas más deprimidas y vulnerables.

 

En una esquina del barrio construyeron un restaurante comunitario, donde gracias a donaciones y aportes propios, todos los días hay un plato de comida para mitigar el hambre de indigentes, drogadictos y personas en condición de extrema pobreza. Al igual que su padre, Sandra siembre en sus hijos el valor de amar al prójimo y espera que cada día, la bondad en Colombia se multiplique como arroz.

Señoras de roa son señoras de verdad

Gloria

 

 

 

 

Una mujer admirable que ha batallado contra los malos tiempos, saliendo siempre adelante, de la mano de su hija. Decidió entrar a la universidad cercana a los 40 años, porque siempre supo que nunca es tarde para alcanzar los sueños. Lo hizo por ella, pero sobre todo, por sus hijos, pues tras el divorcio, el futuro de todos estaba en sus manos.

 

Entró a ser parte de la industria farmacéutica donde encontró su camino: formar una empresa. Fueron sus hijos y la sala de su casa los cimientos de una compañía de la cual hoy cosecha grandes frutos. Todos empezaron a trabajar día a día, hombro a hombro para sacarla adelante. Ahora, tras superar un cáncer, Gloria mira los rincones del mundo que le gustaría descubrir con sus hijos para aprovechar al máximo los años que vienen.

Señoras de roa son señoras de verdad

Sheily

 

 

 

 

Joven, emprendedora y con una mente brillante para encontrar la felicidad. La vida la puso a elegir entre una prometedora carrera en una empresa de marketing digital o estar con sus hijos para educarlos y verlos crecer. Escogió a sus hijos, pero mejor aún, inventó una agenda de tiempo para ser feliz. Así empezó a trabajar en casa haciendo lo que sabía hacer y fundó un blog llamado Soy Mamá, Soy Mujer, en el cual habla sobre cómo repartir el tiempo para ser una mamá ejemplar y tener tiempo para verse linda, cuidarse y sentirse plena.

 

Sheily inspira a miles de mamás para no abandonar sus sueños, optimizando el tiempo y repartiéndolo entre la familia, el hogar y los proyectos personales.